La reina, finalista

¡En el palacio real están de fiesta! La reina de corazones o el cantar de los calzones fue elegida finalista en el Premio Fundación Cuatrogatos 2016. A nombre de Su Majestad, agradecemos mucho este reconocimiento tetrafelino y decimos salud, salud y más salud.

Un vistazo al interior de...

¿Dónde está Juan Perol, el caracol? Acompaña a este veloz y curioso caracol en un recorrido por el jardín. ¡Qué digo el jardín! Por la playa, el bosque, los prados, la ciudad, la hortaliza. Juan Perol anda de arriba abajo, en el centro y alrededor, dentro y fuera, aquí y allá. Pero nunca se está quieto. Un libro para niños de tres años en adelante.

Presentación libresca

Sí, señor. Ya está confirmada la presentación. En febrero me lanzo a la Ciudad de México, mi terruño, el lugar donde vi la luz primera y no vi la luz roja del semáforo un día en que choqué aparatosamente (un laminazo, por suerte, sin consecuencias graves). ¿Y qué voy a presentar? La reina de corazones o el cantar de los calzones, obra hecha al alimón con el magnífico ilustrador colombiano Ivar Da Coll. ¿En dónde se llevará a cabo el aquelarre libresco? Para una reina, en un sitio realmente hermoso, digno de su nobleza calzonuda: el Centro Cultural Elena Garro. La cita es el sábado, 13 de febrero. Lo que no recuerdo es la hora. Pero ya me acordaré y la pondré en este mismo blog. Seguiré info

Un vistazo al interior de…

¿Cómo se escriben las cosas? El libro de hoy es doble en realidad. ¿Por qué? Porque existen dos versiones, igualmente cuidadas: la impresa y la electrónica. Sin embargo, aunque doble, es muy sencillo. Contiene algunos consejos o trucos para escribir bien ciertas palabras que pueden ser dificultosas, confusas o francamente endiabladas. ¡Pues una sola letra mal puesta cambia por completo el significado de una palabra! Veamos, si no, los ejemplos de la contraportada: Hay ciertas palabras que son, ay, un dolor de cabeza. ¿Has o haz? ¿Tubo o tuvo? ¿Vallas o vayas? ¿Ves o vez? La maestra Evita E. Rores te da el remedio para que siempre, lo que se dice siempre, sepas cómo se escriben las cosas. ¿Qu

Problemático lo acuático

O cómo hacer un libro sobre el cuidado del agua y no ahogarse en el intento. Todo empezó cuando la directora de CIDCLI me llamó por teléfono y me dijo lo siguiente: “El mundo se está quedando sin agua potable. Así pues, quisiera publicar un libro sobre la importancia de cuidarla. ¿Le entras?”. “Claro que sí”, le respondí encantado y colgué. Al poco rato caí en la cuenta de mi desatino y empecé a hacerme reproches por esa manía que tengo de decir que sí a todo: “Ah, por qué le dije que sí. ¡Un libro sobre el cuidado del agua! ¡Yo qué diablos voy a saber! Para eso están el gobierno, los periodistas y las ONG. Por bocón, ya me metí en un lío. Ahora mismo le llamo a la directora y le digo que mu

Contar cantando

¿Por qué me gusta rimar o, mejor dicho, por qué me gusta contar cantando? Porque somos seres rítmicos. Desde el vientre materno nos acompañan las palpitaciones del corazón de nuestra madre, su respiración, el golpe acompasado de sus pasos al caminar. Quizá por eso mismo nos agrada tanto la música. La llevamos en las venas: es nuestro do-re-mi genético. Imaginemos ahora a nuestros abuelos, los hombres primitivos. Ahí están, sentados de noche alrededor del fuego, contando sus primeras historias. Seguramente los pormenores de alguna cacería. Uno de ellos, nunca sabremos quién, se ha dado cuenta de que la repetición de ciertos sonidos o palabras primigenias enriquece su relato: lo hace más vivaz

Próximamente: "ENE-O, NO"

ENE-O, NO es el cuento más autobiográfico que he escrito. Lo reconozco sin vergüenza y sinvergüenza que soy: de niño no me gustaba ir a la escuela. Tarde, muy tarde en la vida, me vine a enterar de que tampoco a los otros niños les gustaba. Pero ya qué. El daño estaba hecho. Yo creía que estaba solo en mi fobia escolar, que era el único niño del mundo al que no le hacía gracia aquello de levantarse temprano, desvestirse, ponerse el uniforme, aplacarse el cabello con kilos de gomina, desayunar a mil por hora, lavarse los dientes, subir al autobús y llegar tembloroso al sitio-que-no-debe-ser-nombrado. La primaria, además, se me hizo eteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Máquina Hace-Tarea

La Máquina Hace-Tarea, oh Máquina Hace-Tarea, la más perfecta invención que jamás humano vea. Introduce tu tarea, luego inserta una moneda, acciona el interruptor, y en diez segundos, sí, diez, saldrá lista tu tarea, limpia y rápida a la vez. ¿Quieres ver? "¿Nueve más cuatro?". La respuesta sale: "es tres”. ¿Tres? ¿Cómo tres? ¿Qué pasa aquí? Uy, quizá no es tan perfecta como al principio creí. Original del sin par Shel Silverstein, en temeraria traducción de uno.

Soneto sin ton ni son

Quisiera recordar de los sonetos las leyes y contar con la agudeza para darles de Lope la belleza, de Góngora y Quevedo los "concetos". Sé que empiezan por dupla de cuartetos do se ciñe el vocablo con justeza y causan más quebrantos de cabeza pues siguen a la dupla dos tercetos. Se busca la perfecta consonancia, el rítmico fluir, y es cosa fea no evitar en sus versos la asonancia. ¡Mas note de una vez quien esto lea que mi pobre caletre y mi ignorancia no han dado de sus formas justa idea! (Y emulando al cautivo don Quijote, por mi ausente señora Dulcinea añado a este soneto un estrambote).

Caligrama nasal

El señor José Buitrón, qué archisupernarigón. Cuando va a cualquier lugar, derechita, sin chocar, su nariz llega primero. (Lo demás suele llegar al cabo de un mes entero).

Recientes
Archivo
Etiquetas
Sígueme
  • Black Twitter Icon
  • Black Google+ Icon

© 2020 ALONSO NÚÑEZ

Alonso

NúÑez